El regreso aún no es una realidad, el virus sigue vigente, rondando y marcando el paso de la “nueva normalidad” o “The new normal”, si, esa forma de llamarle al modo de vida que desde hace unos meses hemos tenido que adoptar y que será el nuevo estándar.

El sector MICE, el de los eventos, uno de los más castigados, si se puede decir así, busca recuperar el tiempo y hacer que los consumidores, los asistentes salgan y vuelvan a convivir, ya no como antes, pero si mejor.

¿Qué encontraremos a nuestro regreso?

1.- Los clientes y los usuarios “serán” distintos. Su forma de interactuar tendrá una mezcla particular de “rapidez”, “control”, “seguridad”, “salud” y  “satisfacción”. Sus necesidades han cambiado y ahora tendremos que hablar ese mismo “código”.

2 – La virtualidad de los eventos parece haber llegado para instalarse. Los eventos “híbridos” o “mixtos” serán parte de nuestra “nueva normalidad” en el Sector.

3 – Revolución de los caterings. La precaución y el sentido común privará a la hora de montar, por ejemplo, un coffee. Quizás veamos más paquetes con café, galleta e implementos (azúcar, café y servilletas previamente empaquetadas), nadie querrá tomar de una fuente una galleta que alguien más “pudo” rozar ¿no?

4 – La confianza del asistente ya sea en tema de turismo o de reuniones tomará su tiempo y se basara en algo fundamental, la seguridad sanitaria de los destinos o de los recintos. En Europa, por ejemplo, se trabaja en una certificación “COVID-19 Free” o el sello “Safe Tourism Certified”, que si bien puede ser un analgésico, si no se cuida, puede ser un gran gran dolor.

5 – Mayores medidas sanitarias en los recintos, pero también en los lugares comunes donde haya tráfico de asistentes. Esto implicará un mayor acercamiento con las autoridades de salud y turismo de las localidades. Colaboración, ni más ni menos.

Es una realidad, gestionar desde la incertidumbre será lo más complicado, pero es seguro que saldremos adelante siempre y cuando pensemos en la seguridad de todos los involucrados en un evento, así como en los factores económicos y sociales (movilidad, temores) que esta “nueva normalidad” trae implícitos.

El reto es grande, pero mayor es nuestra capacidad de seguir adelante.

Fuente: www.mice.lat